Tuesday, November 07, 2006

Las chicas en mi calle


Esta primavera las chicas en mi calle, más numerosas que nunca, trabajan en su figura. Si abro las cortinas de mi cuarto – alrededor de las siete – el espectáculo lento y seguro gana velocidad. Los hombres salen en sus autos a sus oficinas, y sus mujeres se echan a correr. En las tres horas siguientes, hasta que realmente se haga demasiado calor, se me hace difícil trabajar en serio.

Pasan en un desfile vivo de muchos colores. Mi casa se encuentra a un kilómetro de distancia del club deportivo, y los árboles grandes de mi jardín ofrecen algo de sombra a las mujeres. Probablemente por esa razón justo en este lugar muchas veces soltan el acelerador, y vuelven a ordenar sus gafas de sol, sus cintas de pelo y sus medias. Y, si corren con sus amigas, que muchas veces es el caso, se toman un rato para una charla y un parloteo argentino sopla por la gasa mosquitera, entrando mi cuarto de trabajo.

Para los suscriptores de este blog http://weblogs.nrc.nl/weblog/tango/ esta mañana como siempre soleada he intentado a fotografiar a esas adictas deportivas argentinas. Pero, eso no resulta ser fácil. Corren más rápido que uno piensa. Antes de que haya puesto y dirigido mi cámera, muchas veces ya están a cuatro pasos y la foto sólo muestra un jirón de un culito. Disparé el flash con las primeras fotos, pero vi que con eso unas mujeres de repente se ponen a mirar en su alrededor. Entonces, por eso usted tiene que contentarse con estas fotos de movimiento natural. Por lo menos les dan una idea de las circunstancias laborales de un corresponsal en Latino-América.

Marcel Haenen

(traducido por Ana)

6 comments:

Jorge Alberdi said...

Bienvenida Ana!
hey! ¿verdaderamente estás aquí?
Hace unos días nos encontramos algunos blogueros en Buenos Aires.

Mensaje para estar atento:
'la Argentina ya no es tango'. Ni peor ni mejor: ya no es tango.

Saludos

ana said...

Gracias Jorge (¡un susto el retrato!), lo que quería decir era que en este momento me dirijo hacia Argentina. Ya sabía que a ti no te gustaba el tango, pero a muchos sí, ¡acá y allá!

ella y su orgía said...

Levantarse a las siete de la mañana debería estar prohibido por ley.

Besos bacanalescos.

PD: Buen viaje.

ana said...

Ella y Jorge, no entiendo lo del tango y lo del viaje como reacción a lo que escribe Marcel. ¡Explícamelo! Besos.

limakaliente said...

Usted debe seguir hasta conseguirlo

ana said...

?