Sunday, February 12, 2006

Una historia desde el otro mundo II

"Si la lengua es el alma de la identidad, y lo es, y si la poesía es el alma de la lengua, y lo es, toda la subsistencia de la propia cultura depende al final de la poesía."

Gerrit Komrij, poeta holandés






Jueves, el 9 de febrero, Gerrit Komrij escribió en el periódico el NRC;

"En septiembre sale una caricatura en un periódico civilizado, y en febrero salen en las calles de unos estados truhanes los musulmanes, con el cerebro torpe que caracteriza a los fanáticos, para protestar de la caricatura. Las secuelas son alarmantes. Lo más inquietante no es que idiotas religiosos manipulados salgan incendiando a las calles – algo de todos los pueblos y de todos los tiempos –, lo más inquietante tampoco es que esta vez ocurre en países antidemocráticos, estados con sólo un libro, un partido o un tirano, sino lo más inquietante es la actitud del mundo libre que cede en seguida. No son sólo algunas caminatas de protesta, allí en Alastán. Se experimenta el furor de una fiera sin razón. ¡Masacra a quienes ofenden al profeta! Europa, ¡cuidado, vamos a exterminaros! Eso es lo que leí en las pancartas, y cito aún los aforismos más ingenuos. Una lengua muy específica. Butcher, exterminate. Lengua de la brigada asesina, de la hiena del linchamiento. Una lengua que no va bien con el refunfuñar sofocante de nuestros políticos sobre el diálogo, la libertad de cultos y comprensión por sentimientos heridos. Uno preferiría sacar otra conclusión, pero uno no es ciego o mudo: esa masa histérica quiere ver sangre. No le importa el diálogo o convivencia en paz, ruge en una lengua absolutamente distinta y tiene ideas absolutamente distintas, no vivimos una guerra religiosa sino una guerra cultural. Y temblamos en nuestro mundo. Nuestro mundo se agota en las disculpas más deplorables, con la cola entre las piernas, como si no quisiera y no pudiera darse cuenta de que, con tanto gatear, el otro sólo se vuelve más sanguinario. Somos seres despreciables que merecen ser eliminados. Ganancias financiales e interés económico son los últimos restos de la que una vez se ha llamado ‘la civilización del mundo libre’.Yahoo ayudó al aparato chino con localizar a un disidente. Google bajó del pedestal porque ayudaron a un régimen totalitario con poner coto a la corriente de la información. Un ministro inglés declaró tener toda la comprensión por los musulmanes sanguinarios. Un portavoz del gobierno de los Éstados Únidos consideró el ofender a un profeta amigo como infame. Ninguna palabra prestaban al miedo por sus monederos, pues a muchos árabes todavía hace falta proveerles de sus propios móbiles y sus propios rolexes, para mencionar algunas cosas que la distinguida cultura musulmana no ha sido capaz de inventarselas ella misma. ¿Qué porcentaje de los medios europeos sería ya en manos árabes? No existe algo como un poco de libertad de expresión. Si nuestros propios políticos ya debilitan la definición de nuestra cultura, ¿dónde vamos a encontrar salvación? El amenaza más grande del mundo libre viene del interior. Estamos para los bárbaros."

(traducido por Ana)

9 comments:

ricardocabezas said...

Viva ALLAH!!!!!

wintermute said...

lah illah illah allah!

Y gracias por la visita. Tambien sos muy guapa.

Wra5 said...

Me parecio interesante la traduccion del articulo, pero me parece que algunas publicacion buscan provocar estas polemicas sin importarles las consecuencias,sabiendo que hay fanaticos en todas partes, escudandose en la libertad de prensa , sin importarles usar un poco el sentido comiun de saber lo que estan provocando

LaMovidaLiteraria said...

Gracias por la visita Ana.
Te envío reseña sobre libro Salman Rushdie en que toque el tema de tu último post.Qué linda mujer.De las mejores visitas que ha tenido mi blog en lo que va de esta semana y seguramente será la major al final.
Gracias.Juan Pablo Plata

Shalimar, el payaso.
Salman Rushdie
Mondadori
454 Páginas


¿Nos podemos llevar bien?

Por Jean Silver

La intolerancia frente los credos, las culturas y las razas de otros es un tema inquietante en el nuevo relato de Rusdie y en la vida de todos en la actualidad. Shalimar el payaso, volatinero musulmán nacido en Shirmal y Boonyi, bailarina hindú nacida en Pachigam tienen una relación amorosa fatídica desde el inicio por culpa de sus opuestos orígenes; el odio y el amor por motivos disímiles son dos fuentes inagotables para que ambos personajes y sus mundos desencadenen cambios en las vidas de seres cercanos y de otros muy remotos en apariencia. Max Ophuls y Margaret Rhodes héroes de la resistencia francesa en la segunda guerra mundial acaban por tener enlace con Shalimar y Boonyi, en una trama de relaciones como arrastradas por la teoría de la conexión o bien por la Teoría de la Deriva de Guy Debord pero ampliada a meses y años, países y continentes, en vez de una ciudad y dos días. Hoy nuestras acciones afectan a muchos de manera inédita en la Historia por los medios de comunicación y demás avances tecnológicos, sea que estén como los personajes de la novela en India, Pakistán, Estados Unidos y Francia . El planeta que fuera antes una aldea inabarcable hoy es una casa vecina con la que podemos reñir o gozar. La tan mentada globalización es mucho más que un calmo intercambio de mercancías y tradiciones. La humanidad referida en la novela es muy cercana a nuestra realidad por las conexiones dichas y la ceguera de unos personajes empujados por una pasión loca hacia la muerte; pasión ciega alimentada por la desdicha y el resentimiento engendrado por el rechazo hacia los otros, a quienes no admitimos por prejuicios que no valen el sufrimiento ni las muertes que producen.Por ejemplo, el conflicto de las mujeres bajo el Islam, el fanatismo religioso y la lucha por el territorio de Cachemira dan un cuadro de la ceguera de nuestro tiempo reflejada en Shalimar el payaso.
El mundo convulsiona a sus habitantes porque ellos no pueden llevarse bien entre sí; tal la cita de Rodney King insertada en la novela;- ¿Can we all get along?- personaje que diera inicio a las revueltas racistas en las calles de Los Ángeles en 1991.Shalimar el payaso puede ser una novela para reflexionar sobre los aspectos opacos de la humanidad y comprobar un realismo mágico cada vez menos latente en favor de la realidad en un autor que a pesar de haber sido perseguido y condenado a muerte por sus Versos Satánicos; una vez más escribe ficción sobre las tirantes relaciones entre India , su país natal, y Pakistán, pero en un plano mayor habla del mundo árabe-musulmán y sus también ásperas relaciones con Occidente, en fin, temas que en el pasado ya le causaron problemas. Al final, queda una novela con un desenlace abierto y la cuestión de si nos podremos entender como seres humanos algún día a pesar de nuestras diferencias sin usar dioses,puntos cardinales ni argumentos de comodín para disculpar el disparate de no poder convivir.

Flecha Verde said...

Ya estás entre los links y como miembro. Besos,

E

wintermute said...

Bueno si, aunq me suelen atraer ese tipo de mujeres..
Tenes un correo?

wintermute said...

Y bueno, como es la direccion?

Jorge Alberdi said...

Ana, le pediré a mi primita una foto para enviarte, a cambio, por supuesto, de una tuya.
Tienes mi correo, deja un mensaje como para que yo tenga el tuyo y así enviarte el archivo.
Nos seguimos visitando.
Saludos

wintermute said...

No lo se.. supongo q nada.