Saturday, August 09, 2008

Quijote


En un lugar de La Mancha leí que Dulcinea en realidad era la dulce Ana, es decir, Ana de la doña Ana Martínez Zarco de Morales, que vivió en la casa de la Torrecilla en Toboso. Hace una semana estuve allí.





1 comment:

Andrés Octavio Torres Guerrero said...

¡Que bella pintura! Un abrazo desde una madrugada torrencial, fría y bogotana.