Sunday, May 21, 2006

Otra vez los dos costeños

Una conclusión sobre la literatura de los dos costeños:
La costa colombiana caribeña es una región pobre con muchos iletrados. Era así en los tiempos de Gabriel García Márquez y no ha cambiado mucho en los tiempos de Efraim Medina Reyes.
Efraim Medina Reyes se opone a todo lo inmóvil, tanto a personas como a las circunstancias inmóviles de su “Ciudad Inmóvil”. Mira a los Estados Únidos y a Europa como ejemplos, y a la vez los crítica diciendo que creció, como la mayor parte de su generación, ‘con las ansiedades del primer mundo y sin ninguno de sus privilegios’. Esa preocupación con el primer mundo parece ser algo típico para la costa. Los dos escritores, a pesar de sus diferencias, tienen eso en común: se miden a escritores estadounidenses y europeos, y tienen la vista dirigida al resto del mundo, al norte y al Occidente.
Cartagena sigue siendo el puerto al otro mundo, como en los tiempos de la colonización. Tal vez eso es lo paradójico; ser el puerto al otro mundo, y, a la vez, parece encontrarse tan lejos de ese otro mundo lujoso. No es que sólo no pueden competir con “el primer mundo”, ni siquiera lo pueden hacer con otras regiones en el interior del país. El Caribe es una región poco desarrollada: con sus pocos ingresos – en este momento casi sólo del turismo – está menos desarrollada que otras regiones colombianas.

Podría plantearse la explicación de la actitud rebelde: García Márquez era un rebelde en su época con ideas liberales en contra de los conservadores. Medina Reyes es un rebelde en muchos sentidos, un antihéroe en contra de todo lo establecido.
En sus rebeldías miran afuera y mezclan los elementos de la literatura extranjera con las tradiciones costeñas. Representan la mentalidad de una sociedad matriarcal en la que adoran a sus madres.

Aunque sus estilos difieren, y aunque Efraim Medina Reyes dice que: “Mi cultura está en mí y mis ensoñaciones, no en los libros de García Márquez”, García Márquez forma parte de esa cultura costeña
. Medina Reyes puede rebelarse contra García Márquez, pero no puede ignorarle. Dado que comparten la misma cultura, García Márquez también debe de estar en sus ensoñaciones, así sea de mala gana.

(parte de la tesina sobre la literatura colombiana)

17 comments:

Paulo said...

Gabriel García Márquez, ha sido el padre de muchos escritores latinoamericanos. Personalmente para mi es uno de los mejores escritores.

ana said...

Sí, pero representa otra época (se lo puede comparar con grandes pintores como en Holanda Karel Appel: un peso pesado en su época, pero ahora ya no tanto, aunque ha merecido el aprecio de muchos). El estilo del 'realismo mágico' en este momento parece ser pasado de moda y los escritores nuevos - como Efraim Medina - están explorando nuevos caminos.

ella y su orgía said...

Cada día está más cerca la doble celebración.

Besos orgiásticos.

Flecha Verde said...

...y desgraciadamente el único o casi único turismo que llega a Cartagena de Indias, es el "turismo sexual". Italianos, españoles, gringos, canadienses, holandeses... llegan en paquetes que incluyen droga barata y niños de ambos sexos más baratos aún. Es posible que la última novela de García Marqueting (Memorias de mis putas tristes) estimule más a esos "turistas sexuales". Viendo su cara hace poco en Cartagena, no me cabe duda que Marqueting es la más tristes de todas las putas de sus memorias.

Nota: Muy chévere el párrafo de la tesina y muy chévere tú, Ana, por todo. Un beso,

Efraim

ana said...

¡Efraim! soy turismo sexy, ¡no sexual! Un beso.

ana said...

Ella, sí, la voy a celebrar con pasos dobles y dobles besos.

Un doble beso de antemano para ti.

TOROSALVAJE said...

Que descubrimiento¡¡¡¡

Me gusta tu blog.

No he leído a Efraím Medina Reyes, lo confieso, no doy abasto.

A García Màrquez creo que todo. Cuando leí "cien años de soledad" desaparecieron mis fronteras y el mundo de repente se hizo grande y mágico, como su realismo.

Leeré a Efraím. Después de tu post se ha convertido en asignatura pendiente.

Gracias por tu comentario. Muy graciosa, je.

Un saludo.

Bisklep said...

No, Toro salvaje. Mejor lee a Bukowsky, del cual Medina copio casi todo.

ana said...

No, ЧЕЛОВЕК, se debería leer los dos para formarse su propio juicio. Y, es Bukowski: Charles Bukowski (y no Bukowsky).

Bisklep said...

Si Ana, los he leido a los dos y por eso puedo afirmar eso. Medina no es nada novedoso, no va a cambiar el ambito literario colombiano. Tal vez Franco, incluso Mendoza, pero Medina no.

ana said...

Mentira Wintermute, no has leído suficiente a ninguno de los tres. Con un beso.

Paul Medrano said...

coincido con ana, y difiero de ЧЕЛОВЕК ; Bukowski abrevó en Fante, Celine o Miller, de ahí la amargura rabiosa; la tristeza imparable y la sordidez como identidad.

A Medina no lo veo ni amargado (es bastante optimista), ni triste (sino divertido) y nada sórdido. Tanto así como copia no lo creo, influencia quizá, pero a estas alturas de la vida, cuántos y cuántas no han leído a Hank?.

ana said...

No sé si Efraim Medina es tan optimista. Pero, en cuanto al resto te doy toda la razón, Pablo. (qué divertido ese chemickey)

El Puñalón said...

Cuando la administradora de éste Blogg responde a paulo colgando esta frase (para referirse al Gabo) " Sí, pero representa otra época", creo que minimiza al escritor. Gabo, es un clásico en La Literatura Latinoamericana, y como tal representa a todas las épocas. Cien años de Soledad, está más vigente que nunca. Pero vamos, actualmente hay algún escritor o hay escritores que causen la misma tempestad, el mismo viento huracanado que causó el Boom Latinoamericano? creo que no. Hoy de lo que he podido leer, y salvo algunas excepciones, todo es impostado, poser hasta el asco, débil, tembloroso y raquítico.

Saludos

ana said...

Claro que García Márquez es un clásico, pero nadie es intocable, y ni siquiera García Márquez es un santo. Ha llevado muchos libros buenos pero también se lo puede criticar, o criticar a los que lo imitan. Además, los tiempos han cambiado, y otros escritores están explorando nuevos caminos, cada uno en su propia forma. Creo que García Márquez sería el primero que lo aplaudiría. Una literatura sin desarrollo sería una literatura muerta.
Yo tiendo a compararlo todo con el arte, dónde también tenemos clásicos, como en Holanda Karel Appel (ve mi comentario a lo que dice paulo). En mi opinión no existen estándares absolutos y yo no confio en los dioses, pero eso será porque como holandesa con los pies sobre la tierra me falta la fe.

raymond_yeats said...

Hola Ana. Comparto contigo la literatura y la pintura.Me gustan tus trazos. Te leeré con detenimiento. Lo que estoy leyendo me va gustando.

Pime said...

Si uno dice que todo lo de Medina es una copia de Bukowski demuestra que no leyó bien a ninguno de los dos. Las diferencias son evidentes y no quiero enumerarlas, pero ahi están.
Todo el que lee a Buk tiende a llevarse algo de Buk a sus escritos y eso tampoco es un misterio, el tipo era uno de los buenos.
Me parece obvio que Medina no cambiará el panorama literario ni nada de eso. Tampoco lo hará Franco con novelas del tipo Rosario Tijeras y bueno, ¿que es cambiar el panorama literario despues de todo? ¿Se requiere un nobel para lograrlo?
No hay duda de que Medina hace algo diferente a lo que hacen los otros escritores Colombianos y ese algo es divertirnos y conmovernos al mismo tiempo. No creo que sus novelas sean lo mejor que haya leído pero como lector las prefiero sobre muchas otras, aburridoras y planas, escritas ingenuamente y con tufillo a vivencia de matrona de pueblo.
Otros novelistas Colombianos intentan una visión crítica de nuestra realidad y no se atreven a usar nombres propios y rayan con la ridiculez, al final solo logran plasmar una visión tonta de Colombia o más bien, de Bogotá, escriben con una visión del mundo que sólo cabe en la cabeza de un niño.

La verdad es que entre tantos escritos de pseudointelectuales de coctél, necesitabamos los escritos de alguien que antes de ponerse el traje de escritor, de artista o de intelectual, se pusiera el de ser humano.